CHUCHO VALDES ET GONZALO RUBALCABA – STS Evenements (L.3-1083215) présente

LE LUNDI 20/11/2017 À 20H30  –  LA SEINE MUSICALE  – BOULOGNE BILLANCOURT –***ouverture des portes à 19h30***

Il y a peu de duos de pianos dans l’histoire du jazz et des musiques afro-caribéennes. L’exercice présente le risque de la surenchère de notes, de l’empiètement intempestif, d’une écoute de l’autre insuffisante. Dans ce mikado passionnant qui unit deux protagonistes et 176 touches réparties égalitairement sur deux claviers, les élus doivent être humbles, inspirés et respectueux. C’est à ce prix là que la rencontre peut s’avérer magique. Tel est le but poursuivi par deux maîtres du piano, deux étoiles incontestables du latin jazz : Chucho Valdés et Gonzalo Rubalcaba. Comme son titre le laisse deviner, « Trance » est une collaboration profondément liée aux forces spirituelles qui traversent la musique. Le titre évoque également l’art de la conversation musicale que possèdent ces deux improvisateurs et compositeurs dont l’amitié -et l’admiration mutuelle- remontent à plusieurs décennies.

Plus connu sans doute pour avoir été le fondateur, leader et compositeur/arrangeur du célèbre groupe de jazz-rock afro-cubain Irakere, Chucho Valdés s’est depuis 2005 concentré sur sa carrière solo, révélant ses talents de pianiste et de meneur de petits ensembles. Gonzalo Rubalcaba, qui a grandi en écoutant Chucho, a fait irruption sur la scène jazz internationale dans les années 80 avec Grupo Proyecto, un groupe de jazz-fusion afro-cubain explosif. Au début des années 90, ses performances époustouflantes en tant que meneur d’un trio mettant en scène le contrebassiste Charlie Haden et le batteur Paul Motian l’ont établi parmi les pianistes de jazz les plus inspirés. Par ailleurs, ses duos avec le contrebassiste précité figurent parmi les bijoux les mieux ciselés du jazz moderne, salués encore récemment par la critique.

« Notre duo entretient une relation historique avec la tradition cubaine du piano, fait remarquer Chucho ; c’est ce qui donne à ce projet quelque chose de très particulier, tel un son qui a émergé naturellement, organiquement. Nos deux pianos jouent déjà comme un seul. »
De son côté, Gonzalo ajoute qu’« il aurait été facile de prendre quelques classiques et de les interpréter, mais nous voulions quelque chose de spécial. Nous écrivons tous deux de la musique pour piano et aimons réinventer des airs qui vont des succès populaires et classiques du répertoire cubain à la musique de Thelonious Monk. »

Ce duo de seigneurs est présenté en exclusivité et pour la première fois en France à l’auditorium de La Seine Musicale.

Gonzalo Live in Russia!

Gonzalo Live in Russia !

Jazz Notes: Umbria Jazz Festival In Perugia, Italy Brings Out the Stars

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

By Dan Ouellette, Senior Editor ZEALnyc, August 1, 2017

…..Valdés and Rubalcaba, both Afro-Cuban piano virtuosos of different generations, started out low key and lyrical before the conversations, with a subtle sense of humor, began and carried the 88 keys into a grand display of mastery. They looked across at each other with big smiles, played tricks on each other and complemented each other as they traded lines and harmonized. They spurred each other on. Disappointedly, they left the duo setting and settled for solo territory. Valdés began with his magical take on “Waltz for Debby” and a lyrical swing through “Irresistibly You” before giving way to Rubalcaba who launched into unpredictable chordal splashes then settled into a heartfelt homage to his friend and collaborator the late bassist Charlie Haden by playing “My Love and I” (introduced as “Mi Amor y Yo”), a Johnny Mercer tune that Haden played with his Quartet West group. Valdés returned and the pair played their finest in an extended version of “Caravan,” whimsically playing off each other with shape-shifting tempos and rhythms. Fresh and crisp, the duo dreamed up surprise after surprise, turning the stage into a jazz playground…..

Jazz Times – Concert Review: Umbria Jazz Festival – Chucho Valdés and Gonzalo Rubalcaba

Jazz Times 

7/26/17

 

…. the pairing of Chucho Valdés and Gonzalo Rubalcaba worked beautifully. They overcame the limitations of the piano duo by an obvious means: They are both world-class solo pianists and they mostly played separately, only coming together for occasional interludes. Rubalcaba is versatile. The last time he played Umbria, in 2014, he appeared with drummers Horacio “El Negro” Hernandez and Giovanni Hidalgo in a sustained explosion of rhythmic virtuosity. In 2017 he played an achingly poignant version of Johnny Mercer’s “My Love and I” (“Mi Amor y Yo,” in Rubalcaba’s introduction). It was so soft he barely touched the keys, but it was no problem in the Arena, because 2,000 people sat absolutely rapt and silent. It was like an unfolding of the heart, closely held, from emotion, and gradually released and shared, from emotion. Valdés is one of the living masters of a genre he helped create, Afro-Cuban jazz. When he applied his rhythmic passion to a piece like Bill Evans’ “Waltz for Debby,” it was a new revelation of universal meaning in a famous song….

Valdes e Rubalcaba tra virtuosismo tecnico e creatività artistica incantano lo Scolacium (VIDEO)

Umbria Jazz: si vola ai Caraibi! Il duo di star cubane incanta l’Arena … Valentina Scarponi 13 luglio 2017

Exclusive Video…

Umbria Jazz: si vola ai Caraibi! Il duo di star cubane incanta l’Arena
„E’ una danza a quattro mani quella che dà vita alla sesta serata degli appuntamenti all’Arena Santa Giuliana. Ecco i virtuosi del pianoforte Chucho Valdes e Gonzalo Rubalcaba“

 

Due pianoforti. Che vibrano, si rincorrono. Si annodano per poi sciogliersi e infine, si riprendono. E’ una danza a quattro mani quella che dà vita alla sesta serata degli appuntamenti all’Arena Santa Giuliana, il “tempio” estivo della grande rassegna jazz che anche quest’anno non manca di ospitare le stelle della musica.Potrebbe interessarti:

Spazio ancora ad un altro eccezionale duo:  Chucho Valdes e Gonzalo Rubalcaba, considerati dalla critica musicale due autentici virtuosi del pianoforte. L’uno di fronte all’altro, seduti davanti a due gran coda, danno vita a un jazz condito da rimandi latini che non tardano a coinvolgere la platea.

Basta sentire l’applauso sincero di un pubblico appassionato che conosce l’arte di queste virtuose star cubane. Basti pensare, ancora, che Valdes nella sua carriera, ha già conquistato cinque Grammy e tre Latin Grammy. Ma non è solo il plauso di tali, ambiti riconoscimenti, a rendere speciale la sua musica. Profonda e calda come l’Havana, intrisa di contraddizioni e melanconia, ecco innalzarsi al cielo una lenta e appassionata dedica alla sua terra, all’alma latina, ai Caraibi.

Dall’afro jazz alle tradizioni popolari; dal piano escono mille suoni del mondo, raccontanti secondo il suo stile unico. E’stato lui, celebre fondatore degli Irakere, a ridare forma ai tratti identitari della musica latina. Ma sul palco, insieme a lui, c’è Gonzalo Rubalcaba, nato nell’Avana post-rivoluzione e intriso di folklore caraibico e jazz americano, ma dal solido studio classico. Insieme, quasi fossero una sola anima, incantano il pubblico dell’Arena. E se pensavate che l’Avana fosse così lontana, stasera questi due virtuosi ce l’hanno portata a Perugia.

http://www.perugiatoday.it/eventi/umbria-jazz-duo-star-cubane-13-luglio-2017.html
Seguici su Facebook: http://www.facebook.com/pages/PerugiaToday/100142986753754

JM World Orchestra in un viaggio magico alla riscoperta dei tipici suoni jazz latini …con Gonzalo Rubalcaba!

UniCredit Pavilion ha il piacere di invitare i fan della Official Page di Gonzalo Rubalcaba al concerto in programma giovedì 6 luglio alle ore 21:30

Il grande pianista e percussionista cubano accompagna i giovani talenti della JM World Orchestra in un viaggio magico alla riscoperta dei tipici suoni jazz latini

+++   L’ingresso è GRATUITO fino a esaurimento posti!   +++

CHUCHO Y GONZALO SE UNEN EN “TRANCE” – Vistar Magazine N0.39 Mayo 2017

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Por: Michel Hernández 

NADIE SABE QUÉ PUEDE SALIR DEL ESTUDIO CUANDO SE UNEN DOS GENIOS COMO CHUCHO VALDÉS Y GONZALO RUBALCABA. TAMPOCO NADIE SOMETERÍA A DISCUSIÓN QUE DE ESA UNIÓN, FORJADA EN LOS COMPLEJOS LANCES DE LA VIDA Y EL ARTE, PUEDE NACER UNA MÚSICA MARCADA CON EL SELLO DE LA POSTERIDAD. ASÍ, BAJO ESE SIGNO, PONDRÁN EN LIBERTAD EL DISCO TRANCE, UN ÁLBUM EN EL QUE LAS FIGURAS MÁS REPRESENTATIVAS ACTUALMENTE DEL JAZZ AFROCUBANO SE LANZARON A LA AVENTURA DE FORTALECER ALIANZAS ENTRE SUS VASTOS MUNDOS SONOROS.

Ambos pianistas saldrán a la carretera el próximo mes para presentar su disco en Europa. “Estamos en una etapa muy bonita. Es el momento en que mayor acercamiento personal hemos tenido. Tenemos muchas cosas en común, opiniones, referencias. De todo eso nació también Trance, un disco a dúo que presentaremos en Europa dentro un mes y medio”, dice a VISTAR Gonzalo Rubalcaba, mientras le gasta una broma a Chucho Valdés.

“Discutimos mucho por razones culinarias. Chucho me quiere imponer lo que tengo que comer”, agrega mientras Chucho, a su lado, lo interrumpe. “Sabes que el postre es muy importante, o cualquier cosa dulce después de comer”, ríe el hijo de Bebo, ataviado con su habitual gorra y una florida camisa.

Gonzalo y Chucho conversan con nosotros en los jardines del Hotel Nacional, luego de tomarse fotos con admiradores y responder preguntas de la prensa acreditada al Día Internacional del Jazz. Dejando a un lado cuestiones culinarias, cada uno habla desde sus propias vivencias, desde sus posiciones más íntimas y desde lo que concede una de las esencias principales a sus vidas: el jazz.

» ¿Cuál es el sentido real que le otorgan a la celebración en Cuba del Día Internacional del Jazz? 

Chucho Valdés: Hace algunas décadas el jazz no estaba bien visto. Había confusiones y muchos alegaban que era música norteamericana. Ese es un período que pasamos pero continuamos haciendo nuestra música. Existían muchos grupos y artistas como Felipe Dulzaides, Peruchín, Samuel Téllez, Frank Emilio. Luego vino la Orquesta Cubana de Música Moderna, que hizo época, con temas muy populares y referencias a la orquesta de la Muddy Riches. Eran transcripciones de la época de oro de las big bands. Después llegan los 70, cuando aparecen Irakere y Afrocuba, Los Fakires, de Pucho López.

En los 80 llegaron Emiliano Salvador y Gonzalo con su proyecto, que también hizo un cambio con su concepto rítmico. Creo que ha sido una influencia importante en la música cubana. Eventos como el Jazz Plaza, la presentación de estudiantes cubanos en universidades norteamericanas y que sus pares estadounidenses vengan a Cuba era impensable en los 60, pero es la realidad de hoy. También ha venido Wynton Marsalis con la orquesta del Lincoln Center y ha dado muchas clases. Y que venga el Instituto Thelonius Monk para celebrar el Día Internacional del Jazz es lo más grande que nos está pasando.

Gonzalo: El evento confirma todo el sueño, la idea y el olfato de las generaciones anteriores que nos encontramos con una realidad de limitaciones, falta de entendimiento y apoyo en algunas ocasiones. Esto es una especie de reafirmación y confirmación de nuestras intenciones. Los músicos que empiezan ven cómo hay puertas que se abren y les permiten llegar a otros lugares para entender mejor el campo musical en el que se quieren desarrollar. Para nosotros eso era muy difícil. Las instituciones no nos daban

señales de que nos permitirían ver la luz en algún momento. Pero nos apoyamos en la fe y seguimos insistiendo, porque para hacer arte tiene que haber una comunión espiritual muy grande. Esa convicción de que hay algo más allá de uno que te alumbra y te cuida. Eso prevaleció por encima de las carencias y venció la música. Triunfó también el respeto a la diversidad y las diferencias. Ver que estamos celebrando un día como este nos dice que hemos ganado espacio, credibilidad y profundidad.

» El jazz es una música que a veces nace del dolor para cubrir los espacios más íntimos de cada artista. ¿Cómo asumen ustedes la creación de este género? 

Gonzalo: El jazz refleja las vivencias del músico. Es imposible no reflejar las etapas que uno vive como ser humano, los anhelos, las necesidades. Hay algo de uno detrás de cada música.

Chucho: Yo vivo de acuerdo a mi signo, en el aire. O sea, que hago lo que se me ocurre en cada momento. Quizás no esté bien, pero así funciona. Hay cosas que quise hacer y nunca salieron pero de pronto un día vienen. Es impredecible. Me puedo motivar por una situación también, el estado de ánimo viene solo. Mis vivencias son muy silvestres.

Gonzalo, siendo muy joven tocaste con Dizzy Gillespie en La Habana. ¿Puede considerarse ese el punto de partida para la expansión de tu obra? 

Gonzalo: Con 21 años toqué con Dizzy en el festival de jazz en el Cabaret Parisién, del Hotel Nacional. Esa noche estaban varios grupos y llegó Dizzy, dejó sus maletas y bajó al concierto. Cuando me vio tocando subió al escenario y me preguntó si quería tocar con él. Me quedé muy impresionado y realmente fue muy importante para mí.

» Saliste de Cuba muy joven. ¿Qué sentiste? 

Gonzalo: Salí a los 26 años hacia República Dominicana, donde establecí una relación humana muy linda. Mi propósito era irme a Alemania porque tenía un sello discográfico allá, pero no pude viajar por trámites migratorios. En Dominicana nació mi segundo hijo y luego pasé a Estados Unidos, donde vivo hace 21 años. Irte de tu país es empezar a entender una realidad nueva, es volver a empezar. Cuando llegué a Estados Unidos fue como iniciar todo, a pesar de que ya tenía una carrera internacional. Fue un camino mejor para entender a profundidad el lenguaje jazzístico. He tocado en Cuba unas tres veces desde que vivo en EE.UU. y eso supone un trauma porque sientes que hay un proceso de aislamiento y te alejas de la realidad de tu nación.

» Chucho, ¿de qué manera recuerda que su padre, Bebo Valdés, haya influido más en su personalidad? 

Chucho: Mi papá tuvo un papel muy importante en la música cubana. Compartió con músicos como José Antonio Méndez, Ñico Rojas, Elena Burke, César Portillo de la Luz. De ese grupo el que sabía música era Bebo, y ejecutaba las partes del piano para que ellos pudieran registrar los temas y hacer los arreglos. Eso fue en el movimiento del filin. En el jazz él era el pianista de Tropicana y acompañó en los años 50 a Nat King Cole. Cuando Nat King Cole regresó ya Bebo no era el pianista de Tropicana, pero él puso como condición que mi padre fuera el pianista de su disco y le hiciera cuatro arreglos. Viví toda esa época y sus enseñanzas a partir de lo que me ponía a escuchar. Me influyó mucho. Él era el único referente que tenía pero era tremendo referente. A la casa venían Celia Cruz, el señor Rodríguez, y fui absorbiendo todo eso.

A los 15 años empecé a tocar el piano en la orquesta de mi padre Sabor de Cuba. Bebo era mi papá y mi amigo. Yo era su pianista y alumno al mismo tiempo. En mis primeros discos hay mucha influencia suya. En los 50 incluyó los tambores batá en las big bands. Hasta ese momento usaban la percusión pero mi papá se unió con un batalero muy famoso, Trinidad Torregosa, quien le dio la idea para el ritmo batanga. Después, con Irakere, retomé todo eso con Oscar Valdés para hacer “Bacalao con Pan” y toda la historia que se conoce. Él siempre me dijo: yo soy tu papá, pero búscate a ti mismo, y con el tiempo me fui encontrando. En Cuba su obra no está elevada a la altura que merece, pero ya se está hablando de celebrar su centenario el próximo año. Me parece que eso sería un punto de partida, un acto de justicia

Estos dos monstruos del jazz cubano se unirán en Trance, una producción a dos pianos que presentarán en Europa durante el mes de junio.

Gonzalo Rubalcaba – DAGA at Mancini 2 – “Joan” by Gonzalo Rubalcaba

Return top