Archive for the ‘Magazine/Newspapers/WebNews Articles and Reviews’ Category

Uno Contra Ochocientos

Luis P. Ferreiro

Uno Contra 800 PDF

Pese a que su modestia le impide reconocerlo, el pianista Gonzalo Rubalcaba (nacido en La Habana en 1963) es una figura capital para entender la evolución del jazz en los últimos 25 años. Desde que el contrabajista Charlie Haden le fichó para su grupo, la carrera de Rubalcabano ha hecho más que crecer, rechazando siempre los integrismos musicales y abriéndose a todo tipo de propuestas Ante la pregunta de qué se siente siendo uno de los mejores pianistas del mundo, Gonzalo Rubalcaba -nacido en La Habana en 1963-responde con candidez que no lo sabe, que habría que preguntarle a alguno de ellos. Pese a esta respuesta, cuyo tono no deja adivinarni mordacidad ni modestia, Rubalcaba es, sin lugar a dudas, uno de los mejores pianistas del mundo. El músico ofrecerá un recital mañana a las 20.30 horas en el teatro Colón a pecho descubierto, a solas frente al público con un piano Steinway como única arma. Ni siquiera habrá un sistema de amplificación eléctrico. El recital con el que el jazzman cubano deleitará a sus seguidores coruñeses estarámarcado, como toda su carrera, por la mezcla: “Hace un mes terminé una grabación, que editaré como disco a finales de año, y que se llamará Fe. Es un disco de piano solo, e irá unido al disco Solo, que grabé hace casi 3 años. Haré cosas de este disco que aún no salió y de Solo, más clásicos contemporáneos del jazz, piezas de compositores cubanos e incluso música clásica “. Rubalcaba maneja sus palabras con una fluidez semejante a la que demuestra a las teclas, y no duda en defender la oportunidad que supone para un intérprete enfrentarse a solas a su audiencia, sin el apo- yo de una banda. ”Tocar solo es una obligación. El piano es un instrumento muy completo– explica el jazzman caribeño–, y tiene la necesidad natural de, por sí solo, convencer a los demás del discurso que queremos dar. No hay nada más beneficiosos que un instrurnentista tratando de hacer que su público esté de acuerdo con la historia que está narrando. Yo relato una historia personal, a la que intento que la gente se una, pero no dictándola, sino dando señales”, concreta Rubalcaba. Otro de los asuntos sobre los que el pianista tiene mucho que decir es sobre la fusión. Si bien en su perfil de Wikipedia aparece como un músico post bop, Rubalcaba rechaza de plano todos los integrismos musicales y defiende a ultranza la mezcla cultural como fuente de avance: “Hay músicos que no parten del jazz pero que llegan a él como referencia. Lo utilizan como una herramienta, aunque no tengan voluntad de profundizar en el género. La validez de este encuentro se verá en el resultado de lo que expone, y los jazzeros no podemos estar en contra del derecho de los artistas de auxiliarse en cualquier herramienta que los beneficie”. “Yo he visto posiciones radicales innecesarias y fuera de cualquier orden de inteligencia -afirma el pianista. Hay que escuchar de todo. El problema es que lajuventud de ahora no busca más atrás”. Rubalcaba no comprende ni la falta de interés ni el inmovilismo, pues la historia de la música demuestra que los más grandes carecían de prejuicios: “Muchas figuras que son el ABC deljazz sí estuvieron al tanto de otras tendencias, y eso les llevó a sus propias conclusiones: Gil Evans, Coltrane, Monk…”

GONZALO RUBALCABA PIANISTA Porque dos por dos no son cuatro y el orden de los factores altera el resultado

Gonzalo Rubalcaba Pianista PDF

ENTREVISTA DE MARTA GARCIA MÁRQUEZ

“A la juventud le falta paciencia,amor e interés por saber cómo hemos llegado hasta aquí”

Porque dos por dos no son cuatro y el orden de los factores altera el resultado Sentado delante de su Steinway habla tranquilo, como el que tiene todo bajo control y no se olvida de una isla que baila danzón y que le enseñó a estar alerta a todo lo que se mueve. Le aterra oír que es un grande del piano pero no se para a escucharlo y sigue. Ofreciendo la opción de soñar. Decía el virtuoso que la gente tiene miedo de asistir a un tú y yo con el instrumento, por eso de que puede ser aburrido. Gonzalo Rubalcaba confiesa que muchos solos de piano sí lo son pero es necesario encontrarse a sí mismo y hacer todas las funciones de músico a la vez. Hasta ser un hombre orquesta. El pianista presentará mañana, a las 2ü.3ühoras, en el teatro Colón, un repertorio que bebe de su último disco, “Fe”, que saldrá a la venta antes de que termine el año, y del anterior, “Solo”, con cincuenta originales y clásicos contemporáneos del jazz, junto a compositores de la isla, sus padres adoptivos, de los que nunca se podrá divorciar pero con los que evoluciona porque los lleva en el bolsillo. En este sentido, Rubalcaba dice haber pintado una parábola en la que comenzó siendo un cubano pianista para alcanzar en la curva la definición de pianista cubano y no anclarse, por los antecedentes que fue escuchando y los músicos que le hicieron ver más allá. Por eso, su gama es cada vez más amplia.

Los códigos de interpretación aumentan con los años y él se alía en el escenario con su piano con el objetivo de convencer a los demás, de hacerlos devotos de su discurso. y justo cuando el instrumentista tiene que narrar una historia de acuerdo con la audiencia, Rubalcaba emite señales de humo y la butaca tiene la posibilidad de soñar. Vuela con la historia. Fusión> En esto de la fusión, el cubano no comparte la visión de los puristas que posicionan el género del jazz en un espacio aislado y sin aire que lo oxigene. Cree que es una actitud racista, sobre todo ahora que se puede saber lo que está ocurriendo a tiempo real en todos los lugares del mundo. Demasiada información para obviarla y hay cosas válidas, explica, lo que pasa es que “la juventud busca menos atrás y su circuito está reducido. Les falta paciencia, amor y el interés por saber cómo hemos llegado hasta aqui. De tenerlo, se darían cuenta de que los que están  considerados como el abc del jazz sabían de otras tendencias y tradiciones, lo que hoy permite situar el estilo aquí y no allí. En este aspecto, Rubalcaba opina que su predisposición a estar alerta tiene que ver con el hecho de formar parte de una cultura, la cubana, con afán de relacionarse, “sin el temor dé que ese vínculo nos proporcione confusión”. Tradición y jazz >El pianista contaba ayer que viene de una familia de músicos de ritmos tradicionales, con lo que los Acaño y Barbarito Díez entraron en su imaginario para compartir pupitre con los Benny Goodman y Errol Garner que escuchaba en la radio y en casa como un hecho doméstico. Más tarde, en la academia de corte clasista y con 14 años, empezó a sentir otras necesidades y se introdujo en eso de la improvisación con otros compañeros. Genio> Rubalcaba afirma que le da terror escuchar a alguien decir que es uno de los mejores pianistas del mundo. En cualquier caso, añade que si se llega a un nivel importante es por el cúmulo de experiencias, “que se registran más en unos que en otros, de estar un poco al tanto de lo que está pasando alrededor”. Con todo y eso, es básico tener disciplina -señala- que no lo es todo y tiene que ir acompañada necesariamente de la visión, del talento y el pequeño instinto qUl’: hace que el músico vaya por un sitio y no por otro. Después está el tiempo, que dictamina si el camino ha sido el correcto. La validez de fusionar estilos sólo se sabe escuchando el resultado y “hay muchos que han llegado al jazz desde otros puntos y crecen sin la intención de profundizar sobre el género”. Aunque se pueden decir cosas de uno, asegura, la última palabra nunca está dicha y hay que seguir dándole brillo al talento, que va parejo a la técnica. Uno tiene que buscar el equilibrio entre ambos. “En el momento que tus necesidades artísticas aumentan, tienes que abandonar ciertas técnicas para hacerlo todo más claro” porque, en esto de la música, dos por dos no tienen por qué ser cuatro y el orden los factores altera el resultado. Repetitivo> El problema es que . existe una falta de guía: “Critico a las escuelas porque muchas tienen como objetivo la repetición de ciertos iconos y símbolos”. La mala orientación como punto de partida, insiste, es una mala práctica que hace que todo lo que llega a ser un éxito pase por ser lo mismo. Lo importante es buscar un nivel musical con mensaje y en lo que respecta al jazz, “necesita retroalimentarse”, con un plus que viene de la formación, de ir a las bases y conocer la historia del jazz para entender-que todo esto empezóhace mucho tiempo. El hombreorquesta es consciente.

Gonzalo Rubalcaba Pianista

Gonzalo Rubalcaba Pianista PDF

El músico cubano actuó al frente de su banda en el festival de Jazz de Vitoria

N. ARTUNDO

Vitoria

Hay un solo Gonzalo Rubalcaba (La Habana, 1963). El hombre y el artista, la vida y la música se influyen mutuamente y dan como resultado una trayectoria coherente. Es algo que relaciona al pianista cubano -todo un peso pesado del jazz- con un gran maestro al que conoció en su juventud, Dizzy Gillespie, «sin barreras entre la ‘persona y la leyenda». – Ha visitado Vitoria varias veces con propuestas musicales diferentes. ¿Cómo es la de esta ocasión? – Es el repertorio de un disco llamado ‘Avatar’. Debo decir que no tiene nada que ver con la película, ja, ja, ya que salió un año y medio antes. Grabamos en Nueva York con un grupo de músicos muyjóvenes radicados allí. Era una propuesta muy de colaboración, con la participación de diversos compositores. Estan también Yosvany Terry, el bajista Matt Brewer y hay un tema de los códigos musicales norteame- ticanos: ‘Peace’, de Horace Silver. – ¿Cómo surgió ese concepto? – Hacía tiempo que yo tenía la idea de conformar una agrupación con una generación de músicos cubanos emigrados recientemente a Estados Unidos y otros que crecieron o nacieron allí, pero con conexiones latinas. Hay un vínculo también con los jóvenes norteame-ric~ os que han estado más pendientes de 10 que se hacía en otras partes. Creo que el disco refleja el sen’tir de esta generación, con la que me siento identificado. – ¿En qué aspectos? – Están jugando con estructuras musicalés y códigos, dentro de un discurso como el que yo venía tanteando desde hace unos años. – En su discografía, hayun ‘Inner Voyage’, un ‘Viaje interior’, que marca un punto de inflexión. – Fue el momento de llegar a Estados Unidos. Salí de Cuba y estuve en República Dominicana, donde viví unos seis años. En noviembre de 1996 fui a Florida con mi familia. Desarrollaba actividades con músicos norteamericanos y tenía un contrato discográfico con una filial de Blue Note. Había colaborado con Charlie Haden, Ron Carter, Jack DeJohnette, Paul Motian o Joe Lovano, entre otros. Sentía una comunicación más directa con aquella cultura. Yel disco refleja la tradición norteamericana y el concepto de trío, con una importancia tremenda en la evolución del jazz. – ¿Qué supuso? – Fue el inicio de un nuevo vínculo con la realidad norteamericana, como país, como cultura o sociedad. También había algo narrativo y familiar, como las tres piezas que dedicaba a cadauno de mis hijos, y tiene que ver con el proceso de emigrar. Conecté también con unageneración de músicos cubanos llegados allá en los 80, como el batería Ignacio Berroa. Visión política – Siempre ha matizado que no emigró por motivos políticos. ¿Es importante dejarlo claro? – En ningún sitio se ha especulado como en Estados Unidos sobre mi visión política. La realidad te obliga a tomar partido y a hacer un análisis; en función de tus ideas e intereses. No sólo profesionales, sino también sobre cómo debe ser una sociedad justa. Creo que ha sufrido manipulaciones no bien intencionadas. Yo soy parte de una generación que creció ahí y luego ha tomado sus propias decisiones. Mis intereses eran profesionales. _ – ¿Cómo ha evolucionado su relación con el piano? – Hoy me equivoco, como hace años. Pero esos errores tienen que ver con un marco más amplio de vivencias) sueños de logros y penas, tanto profesionales como personales o familiares.

Gonzalo Rubalcaba Sexteto El Largo Viaje De Gonzalo Rubalcaba

gonzalo rubalcaba sexteto PDF

El Largo Viaje De Gonzalo Rubalcaba

Hace muchos, muchos años, aterrizó en los madriles, procedente de Cuba, un joven y totalmente desconocido multi-instrumentista en busca de nuevos horizontes a música estilo I/jazz afro-cubano”, según se entra a la derecha, en la que se combinaban los instrumentos de toda especie ycondición bien que sin mucho orden ycon algún desatino. Baste decir que se hacía anunciar como I/Gonzalito Rubalcaba y el grupo Proyecto”. Como para fiarse. Hubieron de pasar algunos años para que Gonzalito regresara convertido en don Gonzalo para interpretar piezas de Lecuona y Piazzolla en un Steinway reluciente como el que debe tener cualquier multimillonario ocioso de Palm Beach en su domicilio particular, ante un auditorio de pajarita y programa de mano. En nada, el cubano había recorrido el camino que lleva de la sesión golfa en los márgenes de un festival de jazz, al solemne y prosopopéyico Auditorio Nacional en concierto fuera de programación. I/Tempus fugit” , que dijo el otro. En tiempos de I/Gonzalito”, aquí se conocía de la música cubana por Irakere, que venían atocar de cuando en cuando, por la cosa de la solidaridad entre los pueblos oprimidos, más que nada. Luego estaba el Grupo de Experimentación dellCAIC, un poco de cantautores, otro poco de I/jazz-rock progresivo”, que menuda la que se armó cuando tocaron en el Monumental. Ypoco más. De entonces acá, han florecido los pianistas cubanos de jazz o así como setas en primavera, Chucho Valdés ysu señor padre, Ramón Valle, Roberto Fonseca, Caramelo, Omar Sosa, Pepe Rivero … Rubalcaba fue de los últimos en llegar y de los primeros en largarse, en dirección aFort Lauderdale, Florida, donde tiene establecido su domicilio particular, aunque no por razones políticas, aclara. De entonces ahora, hemos aprendido algunas cosas acerca del muchacho y su periplo personal que le ha llevado a estar dónde está. Como que su destino estaba escrito en las estrellas y en los pupitres del Instituto Superior de Arte, en La Habana. Lo segundo, porque fue allí donde cursó sus estudios superiores de música. Lo primero, porque Gonzalo es hijo de Guillermo Rubalcaba, cuyos discos adquiríamos los amantes de la cosa cubana con avidez, cuando se nos daba ocasión. Rubalcaba, padre, con La Típica, le daba al chachachá y al danzón que daba gusto, solo que el hijo le salió jazzístico. Hay cosas peores. A nada, tuvimos al muchacho compartiendo escenario -el del teatro Karl Marx de La Habana, nada menos- con el mismísimo Dizzy Gillespie, en interpretación que fue registrada y editada por el sello Egrem en portada de papel blandiblú de un exultante color amarillo limón. Tremendo disco que merecería ser reeditado en cedé, si no se ha hecho ya. Luego, en 1986, conoció a Charlie Haden, de cuando todavía los norteamericanos podían visitar Cuba sin ser arrestados asu vuelta, yde entonces que ambos son amigos y residentes en los EU, y tocan y graban juntos con la asiduidad que sus respectivas apretadas agendas se lo permiten. Fue el contrabajista quien recomendó a Rubalcaba a los mandamases de Blue Note, para cuyo sello viene grabando el pianista desde entonces discos en los que combina a Stravinsky con Bola de Nieve y Caturla, Roldán, Duke Ellington, Count Basie y/o Los Van Van, agrupación a la que otorga un papel crucial en el desarrollo del complejo musical isleño: l/ellos nos ayudaron a reafirmarnos como cubanos y, al mismo tiempo, a saber que podíamos ser parte del mundo”. Lo mejor de Rubalcaba: que no se considera así mismo un músico de jazz aún cuando habla, se mueve y respira como un músico de jazz. El fenómeno se repite. Un músico de I/no-jazz” viene atocar su música en un festival de jazz, el de Vitoria-Gasteiz, verbigracia. Aún así, Rubalcaba se sigue mostrando reacio a dejarse encasillar en una u otra categoría, incluida aquella que le ha proporcionado la fama y, es de creer, los mayores ingresos en su cuenta corriente:”no soy un músico de jazz, o no sólo. Tengo muchos otros intereses, y mi formación, por otra parte, es totalmente académica”. Para quien esto firma, el que haya sido capaz de abstraerse de la rutina de un género tan dado a la rutina constituye, en propiedad, el principal atractivo de su música, y lo que otorga a la misma su sello distintivo si se la compara con lo que es norma entre la pléyade de pianistas cubanos que subsisten desparramados por el mundo. Rubalcaba ha llegado más lejos que ninguno de ellos. En sus manos, y en su buen tino, se halla la posibilidad de un acercamiento ala abstracción que empieza aabrirse tímidamente paso en la isla de la mano de, entre otros, el trompetista Yasek Manzano. Escúchense, a modo de ejemplo, los discos del pianista con Haden, tan densos, tan hermosos, tan llenos de una I/cubanía” tan castiza como nada obvia. En ellos, Rubalcaba se las ingenia para abandonarse a la atonalidad más descacharrante sin perder de vista sus raíces musicales clásicas y sandungueras. Allá dónde la mayoría pone l/fusión”, él pone l/creación”: Rubalcaba es igual a música en estado puro. Hay quien no se lo perdona, y es lógico. No abundan quienes están dispuestos atolerar un mestizaje verdaderamente adulto más allá de la fórmula hecha y repetida ad nauseam. Ellos se lo pierden.

CHEMA GARCíA MARTíNEZ

El País

Gonzalo Rubalcabaren Bidaia Luzea

RAIN HAINBAT-HAINBAT URTE, Madrilera iritsi zen Kubatik etorrita instrumentu ugari jotzen zekien gazte eta erabat ezezagun bat. Horizonte berrien bila zebilen, be jazz afrikar kubatarraren” musika estilorako. Bertan, mota eta izaera guztietako instrumentuak konbinatzen ziren, nahiz eta orden gehiegirik gabe eta zentzugabekeriaz zenbaitetan. Nahikoa da taldea iragartzeko erabiltzen zen izena gogoraraztea: “Gonzalito Rubalcaba y el grupo Proyecto:!. Fidatzeko modukúa. Urte batzuk igaro behar izan ziren Gonzalito Gonzalo jauna bihurtzeko eta Lekuonaren eta Piazzollaren abestiak interpretatzeko Steinway distiratsu batean, hain zuzen ere Palm Beach-eko edozein dirudun nagik bere etxean eduki behar duena bezalakoa, tximeleta begizta jantzita eta eskuko programa daraman auditorio baten aurrean. Denbora gutxian, kubatarrak jazz jaialdi baten ertzean kokatzen den saio barrabanetik Auditorio Nazional ospetsu eta hots handikora daraman bidea egin zuen, programaziotik kanpoko kontzertu bat jotzeko. l/Tempus fugit”, batek esan zuen bezala. “Gonzalitoren” garaietan, musika kubatarra hemen ezaguna bazen Irakereri esker zen, aldian behin jotzera etortzen zelako eta zapalduta dauden herrien arteko solidaritate modura batez ere. Ondoren ICAIC Esperimentazio Taldea zegoen: kantautore pixka bat eta “jazz eta rock progresiboaren” beste pixka bat. Hori da hori sortu zen iskanbila Monumentalean jo zuenean. Eta askoz gehiagorik el. Ordutik hona, gora egin dute jazz musika jotzen duten piano jotzaile kubatarrek, udaberrian perretxikoek gora egiten duten bezala: Chucho Valdes eta haren aita, Ramon Valle, Roberto Fonseca, Caramelo, Omar Sosa, Pepe Rivero… Rubalcaba iristen azkenetariko bat izan zen eta alde egin zuen lehenengoetariko bat. Fort Lauderdalerantz abiatu zen, Floridan. Han dauka bere bizitokia, ez, ordea, arrazoi politikoak tartean egoteagatik, berak azaltzen duen bezala. Ordutik hona zenbait gauza ikasi ditugu mutikoari eta gaur egun dagoen tokiraino eraman duen ibilbide pertsonalari buruz. Esate baterako, haren destinoa izarretan eta Habanako Goi Mailako Arte Institutuaren idazmahaietan idatzita zegoela. Bigarrenik, han egin zituelako musikako goi mailako ikasketak. Lehenik Guillermo Rubalcabaren seme delako Gonzalo. Lehenengo haren diskoak gogo bíziz erosten genituen gai kubatarren maítale ginenok aukera genuen bakoitzean. Rubalcaba aitak, La Típica taldearekin, txa-txa-txa eta dantzona jotzen zituen zoragarri. Semea, ordea, jazz jotzaile irten zen. Gauza okerragoak badira. Denbora gutxiren buruan, Dizzy Gillespie berarekin agertokia partekatuz ikusi genuen mutikoa -Habanako Karl Marx antzokian, alajaina-. Interpretazio hori Egrem zigiluak erregistratu eta argitaratu zuen, blandiblu papereko aurrealdean, limoi horiaren kolore bizian egina. Disko paregabe horrek CDan berriro argitaratzea mereziko luke, jada egin ez bada. Ondoren, 1986an, Charlie Haden ezagutu zuen, iparramerikarrek Kuba bisitatzerik zutenean itzultzerakoan atxilotuak izan gabe. Ordudanik aurrera, biak lagunak eta EEBBetan bizi direnak dira eta elkarrekin jo eta grabatzen dute maiz, bakoitzaren agenda lanpetuak horretarako aukerarik ematen duenean. Kontrabaxu jotzailea izan zen Blue Noteren nagusiei Rubalcaba gomendatu ziena. Piano jotzaileak ordudanik aurrera grabatu ditu zigilu horrentzat diskoak. Horietan Stravinsky konbinatzen du Bola de Nieverekin eta Caturlarekin, Roldanekin, Duke Ellingtonekin, Count Basierekin edota Los Van Vanekin. Azken horri funtsezko papera ematen zaio irlako musika gunearen garapenean: l/haiek kubatar modura gure burua berresten lagundu ziguten eta, aldi berean, munduaren zati izan gintezkeela jakiten”. Rubalcabaren onena: Ez duela bere burua jazz musikari bezala hartzen, eta hori jazz musikari batek bezala hitz egiten, mugitzen eta amasa hartzen badu ere. Fenomenoa errepikatu egiten da. l/ez jazzeko77 musikari bat jazz jaialdi batean, VitoriaGasteizkoan hain zuzen, bere musika jotzera dator. Hala eta guztiz ere, Rubalcaba kategoria batean edo bestean sailkatzen uztearen aurkako da, baita ospea eman dion eta, ziurrenik, bere kontu korrontean sarrera gehien eragin dituen horretan sartzen uztearen aurkako ere: l/ez naiz jazz musikari bat, edo ez jazz musikari bat soilik. Beste hainbat interes ditut. Eta nire prestakuntza, bestalde, akademikoa da erabat”. Idazki hau sinatzen duen honentzat, hain errutina zalea den genero baten errutinatik ateratzeko gai izatea da bere musikaren alderdi erakargarri nagusia, eta horrek arrasto bereizgarria ematen dio munduan barrena sakabanatuta bizi diren piano jotzaile kubatarren multzoarekin alderatuz gero, errutina hori baita araua multzo horren barruan. Rubalcaba haietako inor baino urrunago iritsi da. Haren esku artean, eta begi onean, abstrakziora hurbiltzeko aukera dago. Aukera hori pixkanaka irekitzen doa irlan, besteak beste Yasek Manzano tronpeta jotzailearen eskutik. Adibide modura, entzun daitezela piano jotzaileak Hadenekin dituen diskoak: hain mamitsuak, hain ederrak, kubatar peto-petoa den baina nabarmena ez den horrenbeste l/kubatartasunez:! beteta. Horietan, Rubalcabak atonaltasun komikoenari heltzen dio, musika erro klasikoak eta xarmagarriak bistatik galdu gabe, betiere. Gehienek ilfusioa” jartzen duten tokian, honek l/sormena” jartzen du: Rubalcaba musika da puri-purian. Hori barkatzen ez duenik ere bada, eta logikoa da. Benetan heldua den mestizaia onartzeko prest daudenak ez dira asko, ad nauseam egin eta errepikatu den formulatik haratago. Haiek galtzen dute.

CHEMA GARCíA MARTíNEZ

El País

Jazz Forum Poland 10-11 / 2010

JAZZ FORUM POLAND 10-11/2010 PDF

Gonzalo Rubalcaba All About Jazz Italia Pubblicato: February 8, 2011

All About Jazz Italia

Sala Sinopoli – Auditorium – Roma – 27.01.2011Il piano solo di Gonzalo Rubalcaba è una sorta di danza del corteggiamento. Né una sfida con lo strumento, né tanto meno un confronto. È un rincorrersi di emozioni, di sottintesi, di aggiramenti volontari. È un volersi avvicinare al nocciolo della questione melodica senza fretta, assaporando ogni istante e ogni movimento dettato dalla fantasia.Forte di una tecnica superiore, di un tocco cristallino – che ascoltato dalle prime file mette in mostra vibrazioni di purezza -, il pianista cubano si è esibito in un’ora e mezza di musica di spessore, colta, ma semplice nella sua grana espressiva, curiosa nel suo incedere a tratti frammentario ma comprensibile, condivisibile.

Dapprima gioca con i silenzi. Esegue movimenti lenti, schematici. È come se cercasse l’ispirazione necessaria da situazioni temporali indefinibili. Poi inizia a disegnare un quadro sonoro colorato, multiforme, ritmicamente avvolgente. Il registro basso viene portanto sempre più in primo piano. Scuro, impenetrabile. La mano destra danza sulla tastiera con leggerezza, precisione, che ti fa venire in mente le ballerine di Degas. Ogni nota ha un suo peso specifico, un suo senso che magari affiora qualche frase più in là, sempre e comunque senza farsi travolgere dalla fretta. Il pubblico è attento, qualcuno si lascia trasportare ad occhi chiusi. Rubalcaba ipnotizza con ellissi di pura sapienza artistica. Di estasi improvvisativa. Di poesia delicata. E poi suda, scarta partiture, accompagna il tutto con timide smorfie. Non trascura un pizzico di serissima ironia.

Alla fine è un caldo abbraccio. Una conquista meritata. Applausi sentiti e un «Thank You» appena sussurrato chiudono un momento sospeso tra classicismo e fantasia, semplicità e arcigna voglia di scavare nelle emozioni.
Foto di repertorio di Roberto Cifarelli.


iTunes Review of “Fé”

Cuban-born, U.S.-based pianist and composer Gonzalo Rubalcaba draws from his classical conservatory  training and his experience playing with Afro-Cuban outfits, including the legendary Orquesta Alagon. The self released  finds Rubalcaba alone at the the keyboard. . Although he’s always been known for his formidable technique, in recent years he has trimmed some of the flash and become more focused. Here, he performs two versions of Miles Davis’ “Blue In Green” that find a nice balance between abstraction  and moody ballad interpretation; the end results are both heady and moving . “Improvisation 1” and “Improvisation 2”, two pieces based on “Coltrane Changes”- innovative harmonic progressions used by John Coltrane- both dazzle with their speed and precise articulation .   “Joan; the longest track, finds the pianist working in an expansive mode that moves through many sections, and that at times recalls Keith Jarrett. One striking cut, “Oro”, moves between salon-like melodicism and more dissonant passages. Here, Rubalcaba displays a virtuosity that’s as sharp as a razor.

Piano Solo Cite’ de la Musique

SAMEDI 11 SEPTEMBRE 2010 20:00

visuelGonzalo Rubalcaba Piano Solo Gonzalooooo, Cubain que l’on ne pourrait imaginer que festif, capable, en un éclair, de passer de la virtuosité la plus folle au susurrement le plus doux. Dans l’épreuve du feu de l’exercice en solitaire, son génie prend une toute autre épaisseur. Pouvant littéralement tout jouer, Rubalcaba n’est que plus touchant dans cette mise à nu de son art, vaste toile où résonne l’art de Frank Emilio, McCoy Tyner ou même Robert Schumann ! Qu’il soit volubile ou en retenue, le pianiste de La Havane est une saga à lui seul. Sa virtuosité a beau être démoniaque, son style est toujours d’une beauté formelle sans équivalent.

Gonzalo Rubalcaba, Révélé par son ami Dizzy Gillespie

Gonzalo Rubalcaba

Il a joué avec les plus grands : Chick Corea, Herbie Hancock, Chuco Valdez, Ron Carter, Giovanni Hidalgo et Al DiMéola. Révélé par son ami Dizzy Gillespie, Gonzalo Rubalcaba fait partie de ces immenses pianistes de jazz à qui rien n’y personne ne peut résister. Surdoué du clavier et du contretemps, il s’est inspiré de ses illustres prédécesseurs avant d’inspirer à son tour les jeunes pousses du jazz international.

A moins de 50 ans, le cubain se met à nu dans des concerts en solo relevés d’afro-jazz, oscillant entre l’héritage musical de La Havane, le jazz des années 40 à 70 et certains thèmes classiques ! Depuis sa signature chez Blue Note aux Etats-Unis, il a enregistré une quinzaine d’albums pour ce label mythique.

Artiste généreux et pianiste énergique, il est également poète à ses heures : « Nous devons écrire un livre où chaque chapitre veut dire fraternité. loyauté et confrontation avec la tradition. Nouveaux sons, nouvelles couleurs, nouveaux espaces pour l’imagination. Et alors nous comprenons que la mer, la musique, l’homme, un baiser, sont tous ensemble une seule chose : la grâce ».

Esprits Nomades: Notes De Passage, Notes De Partage

Gonzalo Rubalcaba

Le piano chargé d’épices

rubalcaba

Il nous est venu un grand bateau chargé de mille épices de Cuba, il tangue, il danse et se pose sur le vent.
Toutes ses odeurs sont étalées sur les quais des touches noires et blanches. Ses lumières étaient attendues depuis longtemps, par ceux qui agitaient les mouchoirs blancs des rêves de musique au goût de rhum.
Et ce fut un des derniers grands cadeaux du doux fêlé, Dizzy Gillespie, de nous révéler Gonzalo Rubalcaba, son ami cubain. Pianiste et compositeur né à La Havane en 1963. il a su faire une belle mixture tout à la fois de sa formation classique, de son écoute passionnée des naufrageurs du jazz (Monk, Bill Evans. Coltrane),- ceux qui allument des pièges sur nos plages, sans oublier les concoctions délirantes des sorciers cubains musiciens ou chamans. Il a fait mijoter le tout, à laisser revenir au feu très doux de la lune et puis il a servi bien chaud ces piments de la nuit.
Longtemps exilé dans son île, il jouait en rond, et puis le lac de sa musique devint pleine mer. Et il devint une île au cœur du monde. Que ce soit avec ses musiciens cubains, ou avec ses pairs Charlie Haden et d’autres.

rubalcaba

On l’attendait dans le royaume parfois vermoulu du jazz, un peu comme on attend les barbares. Son jazz afro-cubain a surpris par sa fraîcheur, sa vitalité, son énergie lâchée comme des chevaux noirs. Sa virtuosité ébouriffante, sa gentillesse chaleureuse, son piano à vif, tout cela a parlé pour lui, plutôt timide. Il suffit que la joie danse sur son piano, s’il le regarde souvent droit dans les yeux ce n’est pas isolément mais immersion. En apnée dans ses rêves, il pétrit la mélodie de ses mains ; En répétition il croise toutes les idées de ses amis, montrant une phrase à la batterie et à l’écoute du ventre de la terre africaine qui passe juste à côté.

Rebondissement des peaux. Son, danzon, rumba, fanfare cubaine, salsa bien sûr, s’entrechoquent dans un éclatant orage tropical. Que d’oiseaux ivres de rhum et de danse dans les tempêtes musicales de Gonzalo Rubalcaba ! Sa musique au tabac rouge des mers des Caraïbes, donne la fièvre.
« Nous devons écrire un livre où chaque chapitre veut dire fraternité. loyauté et confrontation avec la tradition. Nouveaux sons, nouvelles couleurs, nouveaux espaces pour l’imagination Et alors nous comprenons que la mer, la musique, l’homme, un baiser, sont tous ensemble une seule chose : la grâce » ainsi parle Gonzalo.

Gonzalo Rubalcaba est un brasseur de couleurs, ciel bleu-profond dans la tête, notes de fruits rouges à pleins paniers. Large deviennent les bateaux du jazz. L’entendre donne le goût des palmes, des rires dans le soleil, une envie de danser avec son prochain.
Le jazz redevient si simple quand il suffit d’écouter ses pieds, de s’enivrer de cette musique sans ombre, comme une lame de fond.

rubalcaba

Discographie

Live in Havana (1989)

Giraldilla (1990)

Discovery: Live at Montreux (1990)

The Blessing (1991)

Images: Live at Mt. Fuji (1991)

Suite 4 y 20 (1992)

Rapsodia (1992)

Imagine (1993)

Diz (1993)

Concatenacion (1995)
The trio, 1997

Flying Colors (1998) ave Joe Lovano

Antiguo (1998)
Standards, 1998

Inner Voyage (2001)

Inicio (2001)

Nocturne (2001) avec Charlie Haden
Supernova, 2002

Paseo (2004) avec New Cuban Quartet
Land Of The Sun (2004) avec Charlie Haden

Solo (2006) (

Avatar (2008)

Fé (2010)

rubalcaba

Date de mise à jour : 08/03/2005

Return top