Archive for the ‘Magazine/Newspapers/WebNews Articles and Reviews’ Category

Nocturna consagración

Charlie Haden y Gonzalo Rubalcaba fusionan jazz y bolero en ‘Nocturne’, un disco para coleccionar.

por ARSENIO RODRíGUEZ, Barcelona
En 2002 Gonzalo Rubalcaba, a quien por años se le resistió el premio Grammy, se ha visto recompensado con un par de ellos.

En septiembre la entrega de los Grammys Latinos dio la alegría a los seguidores del jazz cubano cuando Bebo Valdés (El Arte del sabor), Chucho Valdés (Canciones inéditas) y el propio Rubalcaba (Supernova) fueron premiados en las diferentes categorías a que estaban nominados. El hecho jerarquiza a la escuela criolla como una de las mejores del mundo. Ello adquiere más relevancia si se añade a la fiesta el disco Nocturne (Verve, 2001), que se alzó en los Grammys americanos como mejor disco de latin jazz, y donde puede encontrarse nuevamente a Gonzalo Rubalcaba. Junto con Charlie Haden definió el repertorio del CD, puso canciones suyas, realizó la producción conjunta y, como era de esperar, tocó en todas las piezas como sólo él sabe hacerlo desde que dejó la percusión para dedicarse al piano. Es bastante injusto que en la portadilla sólo aparezca Haden (seguramente una estrategia de mercado para encausar la placa en el ámbito inglés).

Es la primera vez que Gonzalo y Haden hacen un monotemático de boleros, y el disco demuestra que el jazz está muy cerca del género romántico por excelencia. Particularmente para ambos músicos, Nocturne es el capítulo último de una amistad de más de quince años, que comenzó cuando se conocieron en el Festival de Jazz de La Habana. Rubalcaba sólo tenía 23 años.

En el disco hay tres versiones de piezas creadas, inicialmente, por autores que las generaron bajo la influencia del filin; una de ellas, El borde del mundo, nada menos que de Martín Rojas. Aquí Gonzalo diserta con una introducción influenciada por los maestros de la pianística europea clásica, aunque luego se moverá en el tango con fuerte presencia del bolero. La segunda pieza del CD, No empeñes más, de Marta Valdés, es un típico bolero-filin, como apunta sabiamente Leonardo Acosta. En él puede apreciarse que Gonzalo, como en su anterior Supernova, ha ganado suficiente con el silencio y las suaves modulaciones en sus solos con la mano derecha, lo que antes se empeñaba en demostrar con buenas furias y notable virtuosismo. La tercera pieza filin —que cierra el CD—, Contigo en la distancia, viene en un kit-dual con otro tema (En nosotros, de Tania Castellanos). En la versión que ambos músicos hacen de aquella destaca, de manera casi sobrenatural, la manera en que Charlie Haden dice nota a nota, con el bajo acústico, cada silaba del comienzo de la canción; los solos que ejecuta lo introducen inapelablemente en el Olimpo de los mejores bajistas de su generación, a la altura de Charles Mingus o Ron Carter.

Los boleristas cubanos clásicos no están olvidados en este acercamiento, y ahí está la figura de Osvaldo Farrés —con una de sus excelentes piezas, Tres palabras— para demostrarlo. Farrés, con Acércate más, Toda una vida, Quizás quizás, Para que sufras o Madrecita, en su momento aseguró la inmortalidad de Nat King Cole y Antonio Machín, entre otros. La economía de recursos literarios conseguida en Tres palabras es la que imita Gonzalo en la extensión de su particular versión, quizá rindiéndole merecido homenaje al autor.

No sólo se nutre el disco con boleros y filin nacionales: el bolero mejicano está representado con Yo sin ti, de Arturo Castro, Nocturnal, de Sabre Marroquin/José Mujica, Noche de ronda, de María Teresa Lara y, cómo no, El Ciego, de Armando Manzanero.

Con tales argumentos la placa, corte tras corte, se va metiendo en los bares, en la noche, en el amor, en cada cuerpo… ofreciendo gratas sorpresas: el violín del uruguayo Federico Britos, que por momentos parece sacado de un disco de Django Reinhardt, o el saxo de Joe Lovano, con un apreciable solo en Moonlight, sin olvidar al guitarrista Pat Metheny en Noche de ronda. Por último, hay que prestar especial atención al maravilloso acompañamiento que hace Ignacio Berroa, quien a veces usa las escobillas de la batería como maracas. Como recomendó el propio Charlie Haden en Barcelona, compren el disco, grábenlo de algún amigo o bájenlo en MP3, que bien merece el gusto.

Gonzalo Rubalcaba invited by Lorraine, Gillespie’s widow, to attend the funeral as one of the pallbearers

Rubalcaba, Gonzalo

Rubalcaba, Gonzalo , Cuban jazz pianist; b. Havana, Cuba, May 27, 1963. His father, Guillermo, was an acclaimed Cuban pianist who played with the orch. of innovator Enrique Jorrin; his grandfather, Jacobo, penned some of the most beloved danzones of Cuban ballroom society. Despite the U.S. embargo, friends used to smuggle records in and he heard American radio. While he studied classical music at the Amadeo Roldan Cons. in Havana, at home he listened to Art Tatum, Count Basie, Charlie Parker, and Dizzy Gillespie. By the time he was a teenager, he and friends had formed a jazz-oriented band. He eventually performed in Europe and South America. In 1985, Dizzy Gillespie heard Rubalcaba in Havana and pronounced him the greatest jazz pianist he had encountered in more than a decade. Gillespie tried to bring him to N.Y., but the State Department denied his visa. Wynton Marsalis, Charlie Haden and others lobbied in his favor, but several years passed. He played the Montreal Jazz Festival in 1992. When Gillespie died in January 1993, he was invited by Lorraine, Gillespie’s widow, to attend the funeral as one of the pallbearers, and was allowed a visa to attend the funeral. Later that year, he played a concert at Lincoln Center to great critical acclaim. His move to the Dominican Republic in the mid-1990s made it possible for him to get paid for working in the U.S. (since he was a non-resident of Cuba). The fact that he has clung to his Cuban citizenship and refused to seek asylum in the U.S. has drawn vitriol from some reporters, audiences, anti-Castro lobbyists, and many Cuban émigrés. He moved his family to Fla. with the permission of the Cuban government. He made his Chicago-area debut 1997 at Ravinia.

RUBALCABA FINDS A HOME BEYOND CUBA

Article from: Seattle Post-Intelligencer
Article date: October 22, 1999
Author: Raether, Keith

Cuban pianist Gonzalo Rubalcaba has every reason to think of himself as a stranger in a strange land in Florida, where he and his family now make their home.

When he settled in Fort Lauderdale in 1996, Rubalcaba incurred the wrath of Cuban exiles for his failure to denounce Fidel Castro. When he first performed in Miami, hundreds of Cuban American demonstrators greeted him with anti-Castro mud-slinging.

To add aggravation to insult, the more Rubalcaba saw of mainstream America, the more he saw a society without fear or self-control. He feared for his wife and children. He longed for limits on “life in the candy store.”

“I struggle most with the human issues and family values in America,” Rubalcaba said through his manager and interpreter, Juan Quesada. “Life has always moved me wherever I’ve needed to go, and I feel comfortable (in the States) now. I still have in my heart where I come from, but I don’t feel like a stranger here at all.”

Dizzy Gillespie discovered the 36-year-old piano phenom on a trip to Havana in 1985, and their bond was immediate and indivisible. Rubalcaba was a pallbearer at Gillespie’s funeral, and the late trumpeter remains “the best gift that life has presented to me.”

Rubalcaba is content to let his music mend fences. His trio, which includes bassist Jeff Chambers and drummer Ignacio Berroa, will be in concert Sunday as part of the 11th annual Earshot Jazz Festival. Tickets and information: 206-547-9787.

JAZZ PIANIST RUBALCABA INSPIRED BY THE LEGENDARY DIZZY GILLESPIE

Article from:The Virginian-Pilot (Norfolk, VA) Article date:October 25, 2001
Byline: ED CONDRAN THE VIRGINIAN-PILOT

ONE OF jazz great Dizzy Gillespie’s passions was Latin music. The legendary trumpeter particularly loved Afro-Cuban rhythms, which he incorporated into his bop sound during the late ’40s. Because of his fascination with the infectious style of music, Gillespie visited Cuba many times over the years.
During a 1985 stop, Gillespie, who loved to discover new talent, saw an intriguing young artist performing in Havana – jazz pianist Gonzalo Rubalcaba. Rubalcaba, who was 22 at the time, was already an accomplished musician. Rubalcaba had honed his skills by studying classical piano from 1971 to 1983. By that point, he was touring Europe frequently.
Gillespie was impressed by Rubalcaba’s considerable chops. He asked the pianist if he would play with him the following evening.
“He gave me some music which had a lot of notes,” Rubalcaba said. “It was difficult music. He said, “Can you learn that and play for me the following evening?’ I told him I didn’t think so. He joked that “We’ll stay up all night practicing. ”
Rubalcaba performed with Gillespie the next night, and the pair hit it off. Gillespie invited Rubalcaba to perform in America on several occasions, but the trip was blocked each time. The first time Rubalcaba stepped on U.S. soil was in 1992, when a visa was granted so that he could attend Gillespie’s funeral.
After recording six well-received studio albums, Rubalcaba crafted 1993’s “Diz,” a tribute to Gillespie. The album also gave tips of the cap to bop giants Charlie Parker and Charles Mingus. Rubalcaba revamped a number of jazz standards by reharmonizing chord structures and adding his own dense style to the mix.
Rubalcaba earned notice in the States. By 1996, he had established residency in Florida.
“It was a process, but lawyers and Blue Note (his label) helped me get here,” Rubalcaba said during a telephone interview from his Coral Springs home. “I’m very pleased to be here. Growing up in Cuba, all you hear is negativity when it comes to America. But I love it here.”
Rubalcaba, 38, has settled in nicely in his new country and released a number of strong albums, such as 1999’s lauded “Inner Voyage.”
The prolific performer is touring behind his latest album, “Supernova.” The title of the disc belies its content. “Supernova” is a spare, introspective effort. In the past Rubalcaba, who will play Friday and Saturday at the American Theatre in Hampton, has incorporated many notes into his music.
That initial encounter with Gillespie apparently had a huge impact. “Supernova” is full of irresistible rhythms, loads of heart, and a subtlety that has been missing from much of the pianist’s music.
“This is a different record for me,” Rubalcaba said. “It’s my most ambitious record. I wanted to make an album that is balanced and to push myself, and I accomplished that.”

Uno Contra Ochocientos

Luis P. Ferreiro

Uno Contra 800 PDF

Pese a que su modestia le impide reconocerlo, el pianista Gonzalo Rubalcaba (nacido en La Habana en 1963) es una figura capital para entender la evolución del jazz en los últimos 25 años. Desde que el contrabajista Charlie Haden le fichó para su grupo, la carrera de Rubalcabano ha hecho más que crecer, rechazando siempre los integrismos musicales y abriéndose a todo tipo de propuestas Ante la pregunta de qué se siente siendo uno de los mejores pianistas del mundo, Gonzalo Rubalcaba -nacido en La Habana en 1963-responde con candidez que no lo sabe, que habría que preguntarle a alguno de ellos. Pese a esta respuesta, cuyo tono no deja adivinarni mordacidad ni modestia, Rubalcaba es, sin lugar a dudas, uno de los mejores pianistas del mundo. El músico ofrecerá un recital mañana a las 20.30 horas en el teatro Colón a pecho descubierto, a solas frente al público con un piano Steinway como única arma. Ni siquiera habrá un sistema de amplificación eléctrico. El recital con el que el jazzman cubano deleitará a sus seguidores coruñeses estarámarcado, como toda su carrera, por la mezcla: “Hace un mes terminé una grabación, que editaré como disco a finales de año, y que se llamará Fe. Es un disco de piano solo, e irá unido al disco Solo, que grabé hace casi 3 años. Haré cosas de este disco que aún no salió y de Solo, más clásicos contemporáneos del jazz, piezas de compositores cubanos e incluso música clásica “. Rubalcaba maneja sus palabras con una fluidez semejante a la que demuestra a las teclas, y no duda en defender la oportunidad que supone para un intérprete enfrentarse a solas a su audiencia, sin el apo- yo de una banda. ”Tocar solo es una obligación. El piano es un instrumento muy completo– explica el jazzman caribeño–, y tiene la necesidad natural de, por sí solo, convencer a los demás del discurso que queremos dar. No hay nada más beneficiosos que un instrurnentista tratando de hacer que su público esté de acuerdo con la historia que está narrando. Yo relato una historia personal, a la que intento que la gente se una, pero no dictándola, sino dando señales”, concreta Rubalcaba. Otro de los asuntos sobre los que el pianista tiene mucho que decir es sobre la fusión. Si bien en su perfil de Wikipedia aparece como un músico post bop, Rubalcaba rechaza de plano todos los integrismos musicales y defiende a ultranza la mezcla cultural como fuente de avance: “Hay músicos que no parten del jazz pero que llegan a él como referencia. Lo utilizan como una herramienta, aunque no tengan voluntad de profundizar en el género. La validez de este encuentro se verá en el resultado de lo que expone, y los jazzeros no podemos estar en contra del derecho de los artistas de auxiliarse en cualquier herramienta que los beneficie”. “Yo he visto posiciones radicales innecesarias y fuera de cualquier orden de inteligencia -afirma el pianista. Hay que escuchar de todo. El problema es que lajuventud de ahora no busca más atrás”. Rubalcaba no comprende ni la falta de interés ni el inmovilismo, pues la historia de la música demuestra que los más grandes carecían de prejuicios: “Muchas figuras que son el ABC deljazz sí estuvieron al tanto de otras tendencias, y eso les llevó a sus propias conclusiones: Gil Evans, Coltrane, Monk…”

GONZALO RUBALCABA PIANISTA Porque dos por dos no son cuatro y el orden de los factores altera el resultado

Gonzalo Rubalcaba Pianista PDF

ENTREVISTA DE MARTA GARCIA MÁRQUEZ

“A la juventud le falta paciencia,amor e interés por saber cómo hemos llegado hasta aquí”

Porque dos por dos no son cuatro y el orden de los factores altera el resultado Sentado delante de su Steinway habla tranquilo, como el que tiene todo bajo control y no se olvida de una isla que baila danzón y que le enseñó a estar alerta a todo lo que se mueve. Le aterra oír que es un grande del piano pero no se para a escucharlo y sigue. Ofreciendo la opción de soñar. Decía el virtuoso que la gente tiene miedo de asistir a un tú y yo con el instrumento, por eso de que puede ser aburrido. Gonzalo Rubalcaba confiesa que muchos solos de piano sí lo son pero es necesario encontrarse a sí mismo y hacer todas las funciones de músico a la vez. Hasta ser un hombre orquesta. El pianista presentará mañana, a las 2ü.3ühoras, en el teatro Colón, un repertorio que bebe de su último disco, “Fe”, que saldrá a la venta antes de que termine el año, y del anterior, “Solo”, con cincuenta originales y clásicos contemporáneos del jazz, junto a compositores de la isla, sus padres adoptivos, de los que nunca se podrá divorciar pero con los que evoluciona porque los lleva en el bolsillo. En este sentido, Rubalcaba dice haber pintado una parábola en la que comenzó siendo un cubano pianista para alcanzar en la curva la definición de pianista cubano y no anclarse, por los antecedentes que fue escuchando y los músicos que le hicieron ver más allá. Por eso, su gama es cada vez más amplia.

Los códigos de interpretación aumentan con los años y él se alía en el escenario con su piano con el objetivo de convencer a los demás, de hacerlos devotos de su discurso. y justo cuando el instrumentista tiene que narrar una historia de acuerdo con la audiencia, Rubalcaba emite señales de humo y la butaca tiene la posibilidad de soñar. Vuela con la historia. Fusión> En esto de la fusión, el cubano no comparte la visión de los puristas que posicionan el género del jazz en un espacio aislado y sin aire que lo oxigene. Cree que es una actitud racista, sobre todo ahora que se puede saber lo que está ocurriendo a tiempo real en todos los lugares del mundo. Demasiada información para obviarla y hay cosas válidas, explica, lo que pasa es que “la juventud busca menos atrás y su circuito está reducido. Les falta paciencia, amor y el interés por saber cómo hemos llegado hasta aqui. De tenerlo, se darían cuenta de que los que están  considerados como el abc del jazz sabían de otras tendencias y tradiciones, lo que hoy permite situar el estilo aquí y no allí. En este aspecto, Rubalcaba opina que su predisposición a estar alerta tiene que ver con el hecho de formar parte de una cultura, la cubana, con afán de relacionarse, “sin el temor dé que ese vínculo nos proporcione confusión”. Tradición y jazz >El pianista contaba ayer que viene de una familia de músicos de ritmos tradicionales, con lo que los Acaño y Barbarito Díez entraron en su imaginario para compartir pupitre con los Benny Goodman y Errol Garner que escuchaba en la radio y en casa como un hecho doméstico. Más tarde, en la academia de corte clasista y con 14 años, empezó a sentir otras necesidades y se introdujo en eso de la improvisación con otros compañeros. Genio> Rubalcaba afirma que le da terror escuchar a alguien decir que es uno de los mejores pianistas del mundo. En cualquier caso, añade que si se llega a un nivel importante es por el cúmulo de experiencias, “que se registran más en unos que en otros, de estar un poco al tanto de lo que está pasando alrededor”. Con todo y eso, es básico tener disciplina -señala- que no lo es todo y tiene que ir acompañada necesariamente de la visión, del talento y el pequeño instinto qUl’: hace que el músico vaya por un sitio y no por otro. Después está el tiempo, que dictamina si el camino ha sido el correcto. La validez de fusionar estilos sólo se sabe escuchando el resultado y “hay muchos que han llegado al jazz desde otros puntos y crecen sin la intención de profundizar sobre el género”. Aunque se pueden decir cosas de uno, asegura, la última palabra nunca está dicha y hay que seguir dándole brillo al talento, que va parejo a la técnica. Uno tiene que buscar el equilibrio entre ambos. “En el momento que tus necesidades artísticas aumentan, tienes que abandonar ciertas técnicas para hacerlo todo más claro” porque, en esto de la música, dos por dos no tienen por qué ser cuatro y el orden los factores altera el resultado. Repetitivo> El problema es que . existe una falta de guía: “Critico a las escuelas porque muchas tienen como objetivo la repetición de ciertos iconos y símbolos”. La mala orientación como punto de partida, insiste, es una mala práctica que hace que todo lo que llega a ser un éxito pase por ser lo mismo. Lo importante es buscar un nivel musical con mensaje y en lo que respecta al jazz, “necesita retroalimentarse”, con un plus que viene de la formación, de ir a las bases y conocer la historia del jazz para entender-que todo esto empezóhace mucho tiempo. El hombreorquesta es consciente.

Gonzalo Rubalcaba Pianista

Gonzalo Rubalcaba Pianista PDF

El músico cubano actuó al frente de su banda en el festival de Jazz de Vitoria

N. ARTUNDO

Vitoria

Hay un solo Gonzalo Rubalcaba (La Habana, 1963). El hombre y el artista, la vida y la música se influyen mutuamente y dan como resultado una trayectoria coherente. Es algo que relaciona al pianista cubano -todo un peso pesado del jazz- con un gran maestro al que conoció en su juventud, Dizzy Gillespie, «sin barreras entre la ‘persona y la leyenda». – Ha visitado Vitoria varias veces con propuestas musicales diferentes. ¿Cómo es la de esta ocasión? – Es el repertorio de un disco llamado ‘Avatar’. Debo decir que no tiene nada que ver con la película, ja, ja, ya que salió un año y medio antes. Grabamos en Nueva York con un grupo de músicos muyjóvenes radicados allí. Era una propuesta muy de colaboración, con la participación de diversos compositores. Estan también Yosvany Terry, el bajista Matt Brewer y hay un tema de los códigos musicales norteame- ticanos: ‘Peace’, de Horace Silver. – ¿Cómo surgió ese concepto? – Hacía tiempo que yo tenía la idea de conformar una agrupación con una generación de músicos cubanos emigrados recientemente a Estados Unidos y otros que crecieron o nacieron allí, pero con conexiones latinas. Hay un vínculo también con los jóvenes norteame-ric~ os que han estado más pendientes de 10 que se hacía en otras partes. Creo que el disco refleja el sen’tir de esta generación, con la que me siento identificado. – ¿En qué aspectos? – Están jugando con estructuras musicalés y códigos, dentro de un discurso como el que yo venía tanteando desde hace unos años. – En su discografía, hayun ‘Inner Voyage’, un ‘Viaje interior’, que marca un punto de inflexión. – Fue el momento de llegar a Estados Unidos. Salí de Cuba y estuve en República Dominicana, donde viví unos seis años. En noviembre de 1996 fui a Florida con mi familia. Desarrollaba actividades con músicos norteamericanos y tenía un contrato discográfico con una filial de Blue Note. Había colaborado con Charlie Haden, Ron Carter, Jack DeJohnette, Paul Motian o Joe Lovano, entre otros. Sentía una comunicación más directa con aquella cultura. Yel disco refleja la tradición norteamericana y el concepto de trío, con una importancia tremenda en la evolución del jazz. – ¿Qué supuso? – Fue el inicio de un nuevo vínculo con la realidad norteamericana, como país, como cultura o sociedad. También había algo narrativo y familiar, como las tres piezas que dedicaba a cadauno de mis hijos, y tiene que ver con el proceso de emigrar. Conecté también con unageneración de músicos cubanos llegados allá en los 80, como el batería Ignacio Berroa. Visión política – Siempre ha matizado que no emigró por motivos políticos. ¿Es importante dejarlo claro? – En ningún sitio se ha especulado como en Estados Unidos sobre mi visión política. La realidad te obliga a tomar partido y a hacer un análisis; en función de tus ideas e intereses. No sólo profesionales, sino también sobre cómo debe ser una sociedad justa. Creo que ha sufrido manipulaciones no bien intencionadas. Yo soy parte de una generación que creció ahí y luego ha tomado sus propias decisiones. Mis intereses eran profesionales. _ – ¿Cómo ha evolucionado su relación con el piano? – Hoy me equivoco, como hace años. Pero esos errores tienen que ver con un marco más amplio de vivencias) sueños de logros y penas, tanto profesionales como personales o familiares.

Gonzalo Rubalcaba Sexteto El Largo Viaje De Gonzalo Rubalcaba

gonzalo rubalcaba sexteto PDF

El Largo Viaje De Gonzalo Rubalcaba

Hace muchos, muchos años, aterrizó en los madriles, procedente de Cuba, un joven y totalmente desconocido multi-instrumentista en busca de nuevos horizontes a música estilo I/jazz afro-cubano”, según se entra a la derecha, en la que se combinaban los instrumentos de toda especie ycondición bien que sin mucho orden ycon algún desatino. Baste decir que se hacía anunciar como I/Gonzalito Rubalcaba y el grupo Proyecto”. Como para fiarse. Hubieron de pasar algunos años para que Gonzalito regresara convertido en don Gonzalo para interpretar piezas de Lecuona y Piazzolla en un Steinway reluciente como el que debe tener cualquier multimillonario ocioso de Palm Beach en su domicilio particular, ante un auditorio de pajarita y programa de mano. En nada, el cubano había recorrido el camino que lleva de la sesión golfa en los márgenes de un festival de jazz, al solemne y prosopopéyico Auditorio Nacional en concierto fuera de programación. I/Tempus fugit” , que dijo el otro. En tiempos de I/Gonzalito”, aquí se conocía de la música cubana por Irakere, que venían atocar de cuando en cuando, por la cosa de la solidaridad entre los pueblos oprimidos, más que nada. Luego estaba el Grupo de Experimentación dellCAIC, un poco de cantautores, otro poco de I/jazz-rock progresivo”, que menuda la que se armó cuando tocaron en el Monumental. Ypoco más. De entonces acá, han florecido los pianistas cubanos de jazz o así como setas en primavera, Chucho Valdés ysu señor padre, Ramón Valle, Roberto Fonseca, Caramelo, Omar Sosa, Pepe Rivero … Rubalcaba fue de los últimos en llegar y de los primeros en largarse, en dirección aFort Lauderdale, Florida, donde tiene establecido su domicilio particular, aunque no por razones políticas, aclara. De entonces ahora, hemos aprendido algunas cosas acerca del muchacho y su periplo personal que le ha llevado a estar dónde está. Como que su destino estaba escrito en las estrellas y en los pupitres del Instituto Superior de Arte, en La Habana. Lo segundo, porque fue allí donde cursó sus estudios superiores de música. Lo primero, porque Gonzalo es hijo de Guillermo Rubalcaba, cuyos discos adquiríamos los amantes de la cosa cubana con avidez, cuando se nos daba ocasión. Rubalcaba, padre, con La Típica, le daba al chachachá y al danzón que daba gusto, solo que el hijo le salió jazzístico. Hay cosas peores. A nada, tuvimos al muchacho compartiendo escenario -el del teatro Karl Marx de La Habana, nada menos- con el mismísimo Dizzy Gillespie, en interpretación que fue registrada y editada por el sello Egrem en portada de papel blandiblú de un exultante color amarillo limón. Tremendo disco que merecería ser reeditado en cedé, si no se ha hecho ya. Luego, en 1986, conoció a Charlie Haden, de cuando todavía los norteamericanos podían visitar Cuba sin ser arrestados asu vuelta, yde entonces que ambos son amigos y residentes en los EU, y tocan y graban juntos con la asiduidad que sus respectivas apretadas agendas se lo permiten. Fue el contrabajista quien recomendó a Rubalcaba a los mandamases de Blue Note, para cuyo sello viene grabando el pianista desde entonces discos en los que combina a Stravinsky con Bola de Nieve y Caturla, Roldán, Duke Ellington, Count Basie y/o Los Van Van, agrupación a la que otorga un papel crucial en el desarrollo del complejo musical isleño: l/ellos nos ayudaron a reafirmarnos como cubanos y, al mismo tiempo, a saber que podíamos ser parte del mundo”. Lo mejor de Rubalcaba: que no se considera así mismo un músico de jazz aún cuando habla, se mueve y respira como un músico de jazz. El fenómeno se repite. Un músico de I/no-jazz” viene atocar su música en un festival de jazz, el de Vitoria-Gasteiz, verbigracia. Aún así, Rubalcaba se sigue mostrando reacio a dejarse encasillar en una u otra categoría, incluida aquella que le ha proporcionado la fama y, es de creer, los mayores ingresos en su cuenta corriente:”no soy un músico de jazz, o no sólo. Tengo muchos otros intereses, y mi formación, por otra parte, es totalmente académica”. Para quien esto firma, el que haya sido capaz de abstraerse de la rutina de un género tan dado a la rutina constituye, en propiedad, el principal atractivo de su música, y lo que otorga a la misma su sello distintivo si se la compara con lo que es norma entre la pléyade de pianistas cubanos que subsisten desparramados por el mundo. Rubalcaba ha llegado más lejos que ninguno de ellos. En sus manos, y en su buen tino, se halla la posibilidad de un acercamiento ala abstracción que empieza aabrirse tímidamente paso en la isla de la mano de, entre otros, el trompetista Yasek Manzano. Escúchense, a modo de ejemplo, los discos del pianista con Haden, tan densos, tan hermosos, tan llenos de una I/cubanía” tan castiza como nada obvia. En ellos, Rubalcaba se las ingenia para abandonarse a la atonalidad más descacharrante sin perder de vista sus raíces musicales clásicas y sandungueras. Allá dónde la mayoría pone l/fusión”, él pone l/creación”: Rubalcaba es igual a música en estado puro. Hay quien no se lo perdona, y es lógico. No abundan quienes están dispuestos atolerar un mestizaje verdaderamente adulto más allá de la fórmula hecha y repetida ad nauseam. Ellos se lo pierden.

CHEMA GARCíA MARTíNEZ

El País

Gonzalo Rubalcabaren Bidaia Luzea

RAIN HAINBAT-HAINBAT URTE, Madrilera iritsi zen Kubatik etorrita instrumentu ugari jotzen zekien gazte eta erabat ezezagun bat. Horizonte berrien bila zebilen, be jazz afrikar kubatarraren” musika estilorako. Bertan, mota eta izaera guztietako instrumentuak konbinatzen ziren, nahiz eta orden gehiegirik gabe eta zentzugabekeriaz zenbaitetan. Nahikoa da taldea iragartzeko erabiltzen zen izena gogoraraztea: “Gonzalito Rubalcaba y el grupo Proyecto:!. Fidatzeko modukúa. Urte batzuk igaro behar izan ziren Gonzalito Gonzalo jauna bihurtzeko eta Lekuonaren eta Piazzollaren abestiak interpretatzeko Steinway distiratsu batean, hain zuzen ere Palm Beach-eko edozein dirudun nagik bere etxean eduki behar duena bezalakoa, tximeleta begizta jantzita eta eskuko programa daraman auditorio baten aurrean. Denbora gutxian, kubatarrak jazz jaialdi baten ertzean kokatzen den saio barrabanetik Auditorio Nazional ospetsu eta hots handikora daraman bidea egin zuen, programaziotik kanpoko kontzertu bat jotzeko. l/Tempus fugit”, batek esan zuen bezala. “Gonzalitoren” garaietan, musika kubatarra hemen ezaguna bazen Irakereri esker zen, aldian behin jotzera etortzen zelako eta zapalduta dauden herrien arteko solidaritate modura batez ere. Ondoren ICAIC Esperimentazio Taldea zegoen: kantautore pixka bat eta “jazz eta rock progresiboaren” beste pixka bat. Hori da hori sortu zen iskanbila Monumentalean jo zuenean. Eta askoz gehiagorik el. Ordutik hona, gora egin dute jazz musika jotzen duten piano jotzaile kubatarrek, udaberrian perretxikoek gora egiten duten bezala: Chucho Valdes eta haren aita, Ramon Valle, Roberto Fonseca, Caramelo, Omar Sosa, Pepe Rivero… Rubalcaba iristen azkenetariko bat izan zen eta alde egin zuen lehenengoetariko bat. Fort Lauderdalerantz abiatu zen, Floridan. Han dauka bere bizitokia, ez, ordea, arrazoi politikoak tartean egoteagatik, berak azaltzen duen bezala. Ordutik hona zenbait gauza ikasi ditugu mutikoari eta gaur egun dagoen tokiraino eraman duen ibilbide pertsonalari buruz. Esate baterako, haren destinoa izarretan eta Habanako Goi Mailako Arte Institutuaren idazmahaietan idatzita zegoela. Bigarrenik, han egin zituelako musikako goi mailako ikasketak. Lehenik Guillermo Rubalcabaren seme delako Gonzalo. Lehenengo haren diskoak gogo bíziz erosten genituen gai kubatarren maítale ginenok aukera genuen bakoitzean. Rubalcaba aitak, La Típica taldearekin, txa-txa-txa eta dantzona jotzen zituen zoragarri. Semea, ordea, jazz jotzaile irten zen. Gauza okerragoak badira. Denbora gutxiren buruan, Dizzy Gillespie berarekin agertokia partekatuz ikusi genuen mutikoa -Habanako Karl Marx antzokian, alajaina-. Interpretazio hori Egrem zigiluak erregistratu eta argitaratu zuen, blandiblu papereko aurrealdean, limoi horiaren kolore bizian egina. Disko paregabe horrek CDan berriro argitaratzea mereziko luke, jada egin ez bada. Ondoren, 1986an, Charlie Haden ezagutu zuen, iparramerikarrek Kuba bisitatzerik zutenean itzultzerakoan atxilotuak izan gabe. Ordudanik aurrera, biak lagunak eta EEBBetan bizi direnak dira eta elkarrekin jo eta grabatzen dute maiz, bakoitzaren agenda lanpetuak horretarako aukerarik ematen duenean. Kontrabaxu jotzailea izan zen Blue Noteren nagusiei Rubalcaba gomendatu ziena. Piano jotzaileak ordudanik aurrera grabatu ditu zigilu horrentzat diskoak. Horietan Stravinsky konbinatzen du Bola de Nieverekin eta Caturlarekin, Roldanekin, Duke Ellingtonekin, Count Basierekin edota Los Van Vanekin. Azken horri funtsezko papera ematen zaio irlako musika gunearen garapenean: l/haiek kubatar modura gure burua berresten lagundu ziguten eta, aldi berean, munduaren zati izan gintezkeela jakiten”. Rubalcabaren onena: Ez duela bere burua jazz musikari bezala hartzen, eta hori jazz musikari batek bezala hitz egiten, mugitzen eta amasa hartzen badu ere. Fenomenoa errepikatu egiten da. l/ez jazzeko77 musikari bat jazz jaialdi batean, VitoriaGasteizkoan hain zuzen, bere musika jotzera dator. Hala eta guztiz ere, Rubalcaba kategoria batean edo bestean sailkatzen uztearen aurkako da, baita ospea eman dion eta, ziurrenik, bere kontu korrontean sarrera gehien eragin dituen horretan sartzen uztearen aurkako ere: l/ez naiz jazz musikari bat, edo ez jazz musikari bat soilik. Beste hainbat interes ditut. Eta nire prestakuntza, bestalde, akademikoa da erabat”. Idazki hau sinatzen duen honentzat, hain errutina zalea den genero baten errutinatik ateratzeko gai izatea da bere musikaren alderdi erakargarri nagusia, eta horrek arrasto bereizgarria ematen dio munduan barrena sakabanatuta bizi diren piano jotzaile kubatarren multzoarekin alderatuz gero, errutina hori baita araua multzo horren barruan. Rubalcaba haietako inor baino urrunago iritsi da. Haren esku artean, eta begi onean, abstrakziora hurbiltzeko aukera dago. Aukera hori pixkanaka irekitzen doa irlan, besteak beste Yasek Manzano tronpeta jotzailearen eskutik. Adibide modura, entzun daitezela piano jotzaileak Hadenekin dituen diskoak: hain mamitsuak, hain ederrak, kubatar peto-petoa den baina nabarmena ez den horrenbeste l/kubatartasunez:! beteta. Horietan, Rubalcabak atonaltasun komikoenari heltzen dio, musika erro klasikoak eta xarmagarriak bistatik galdu gabe, betiere. Gehienek ilfusioa” jartzen duten tokian, honek l/sormena” jartzen du: Rubalcaba musika da puri-purian. Hori barkatzen ez duenik ere bada, eta logikoa da. Benetan heldua den mestizaia onartzeko prest daudenak ez dira asko, ad nauseam egin eta errepikatu den formulatik haratago. Haiek galtzen dute.

CHEMA GARCíA MARTíNEZ

El País

Jazz Forum Poland 10-11 / 2010

JAZZ FORUM POLAND 10-11/2010 PDF

Gonzalo Rubalcaba All About Jazz Italia Pubblicato: February 8, 2011

All About Jazz Italia

Sala Sinopoli – Auditorium – Roma – 27.01.2011Il piano solo di Gonzalo Rubalcaba è una sorta di danza del corteggiamento. Né una sfida con lo strumento, né tanto meno un confronto. È un rincorrersi di emozioni, di sottintesi, di aggiramenti volontari. È un volersi avvicinare al nocciolo della questione melodica senza fretta, assaporando ogni istante e ogni movimento dettato dalla fantasia.Forte di una tecnica superiore, di un tocco cristallino – che ascoltato dalle prime file mette in mostra vibrazioni di purezza -, il pianista cubano si è esibito in un’ora e mezza di musica di spessore, colta, ma semplice nella sua grana espressiva, curiosa nel suo incedere a tratti frammentario ma comprensibile, condivisibile.

Dapprima gioca con i silenzi. Esegue movimenti lenti, schematici. È come se cercasse l’ispirazione necessaria da situazioni temporali indefinibili. Poi inizia a disegnare un quadro sonoro colorato, multiforme, ritmicamente avvolgente. Il registro basso viene portanto sempre più in primo piano. Scuro, impenetrabile. La mano destra danza sulla tastiera con leggerezza, precisione, che ti fa venire in mente le ballerine di Degas. Ogni nota ha un suo peso specifico, un suo senso che magari affiora qualche frase più in là, sempre e comunque senza farsi travolgere dalla fretta. Il pubblico è attento, qualcuno si lascia trasportare ad occhi chiusi. Rubalcaba ipnotizza con ellissi di pura sapienza artistica. Di estasi improvvisativa. Di poesia delicata. E poi suda, scarta partiture, accompagna il tutto con timide smorfie. Non trascura un pizzico di serissima ironia.

Alla fine è un caldo abbraccio. Una conquista meritata. Applausi sentiti e un «Thank You» appena sussurrato chiudono un momento sospeso tra classicismo e fantasia, semplicità e arcigna voglia di scavare nelle emozioni.
Foto di repertorio di Roberto Cifarelli.


Return top
 
PolandChinaRussiaBrazilHungaryItalyFrenchTurkeyPortugalSpainJapanGerman