“Sólo Dios puede darnos el consuelo y la paz tras esta pérdida irreparable. Pidamos en oración por el alma de nuestro hermano y que el Señor nos ayude a sobrellevar su partida.”