Tokyo Adagio Charlie Haden & Gonzalo Rubalcaba

Un contrebassiste hors pair et un pianiste de génie qui improvisent ensemble dans une parfaite harmonie : un émerveillement.

 81bVXMQO+BL._SL1400_

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Charlie Haden (1937-2014), grand contrebassiste qui conféra une vraie gravité à son instrument, se plut à multiplier les rencontres en duo. A La Havane, en 1986, il entendit le jeune pianiste Gonzalo Rubalcaba (né en 1963) et joua avec lui, emportant les cassettes pour les faire entendre à Bruce Lundvall, alors président de Blue Note. Au printemps 2005, les deux musiciens se produisirent ensemble au club Blue Note de Tokyo. Tokyo Adagio, disque de toute beauté, résulte des sessions ­japonaises. L’approche tendre et réfléchie de Rubalcaba sur des compositions aux tempos lents ou moyens, la délicatesse de son toucher, son habile jeu de pédales qui donne une magnificence orchestrale au piano appellent la contrebasse pour qu’elle contribue pleinement à la grandeur discrète d’une musique de l’âme, dépourvue de toute mièvrerie sentimentale. Qu’on écoute ce que ces deux improvisateurs font de When will the blues leave, d’Ornette Coleman, et l’on comprend la profondeur et la liberté de leur entente. Tout le disque déploie, étire un moment de pure magie où l’écoute réciproque paraît se fonder sur la com­munication totale d’inconscients fraternels. La splendeur de l’enregistrement compte pour beaucoup dans l’émerveillement. — Michel Contat

1 CD Impulse/Universal.

 Le 01/08/2015 – Mise à  jour le 27/07/2015 à  15h30

Michel Contat - Telerama n° 3420

En savoir plus sur http://www.telerama.fr/musiques/tokyo-adagio,129702.php#cMxCFGcax3IWaD22.99

Lo que acompaña a Gonzalito Rubalcaba – Por: Kaloian Santos Cabrera -24 julio 2015

Por Leandro Estupiñán

Fotos: Kaloian Santos Cabrera

Comienza con la mano derecha. Un dedo, y solo la mano derecha rozando las teclas de un imponente Steinway & Son. Después mirará al frente, al pentagrama más tarde, alguna vez. Luego la otra mano se suma al juego de martillear el mecanismo para sacar resonancias caprichosas que hemos identificado como música, recuerdos y palabras, objetos, olores, colores, sabores como dijera el poeta.

Tarda un poco en dialogar con el público, y cuando lo hace es para decir que le produce pánico hablar ante tanta gente. El teatro está lleno, y queda en Buenos Aires, cerca de una costa donde no nadan ballenas. Pero la sala se llama así: la ballena azul. Y es inmensa. Y está llena de personas de cualquier edad. Han llegado para verle.

El jazzista se llama Gonzalo, pero todos le dicen Gonzalito. Gonzalito Rubalcaba era casi un niño cuando su manera de interpretar la música sacaba halagos de afamados intérpretes, compatriotas suyos o visitantes colosales como Dizzy Gillespie. Tocaba en casa, en teatros y restaurantes de una ciudad así en la paz como en la guerra.

Al rato dice el pianista que ha tratado de no aburrir al público, a quien sigue ofreciendo temas de su disco Fe (2010). Los alternará con piezas conocidas del repertorio internacional no específicamente jazzístico. Bésame mucho. El mil veces versionado Manisero. También dice que tocar solo es una tragedia, un reto que requiere mucho apresto. Debe el instrumentista dar la impresión de estar acompañado cuando no lo está. O, como dijo Gonzalito, se trata de constatarlo: nadie se encuentra solo, siempre hay algo que lo acompaña a uno.

Anoche le acompañaba la música que produce el martilleo dentro de su piano que a la vez es el martilleo dentro de su cabeza donde confluyen ritmos de infancia y adultez, tropeles cubanos y norteamericanos que a la vez han sido africanos y europeos, humanos.

Hace mucho el pianista se estableció en Estados Unidos. Desde entonces un pie pisa La Habana. El otro, Florida. El pie del pasado y el presente fundidos en un cuerpo musical. Y ahora bastan dos manos. Una. El dedo índice al teclear la música.

(Tomado de cubavistaalasseis)

Gonzalo Rubalcaba (CUBA). Festival “Piano Piano”. Bs.As. 23-07-15 – Yolanda

Gonzalo Rubalcaba, Bs.As. 23/7/2015

Gonzalo Rubalcaba -El Manisero

Gonzalo Rubalcaba en Buenos Aires , 23 de julio de 2015

Clarin.com Extra Show Música 23/07/15 Gonzalo Rubalcaba “Busco ser irreverente”

El pianista cubano, que ganó dos Grammy y se presenta hoy en Buenos Aires, cuenta su modo de evitar el cliché.

Virtuoso-anos-artista-vive-Unidos_CLAIMA20150723_0006_28

 Virtuoso. A los 52 años, el artista vive en los Estados Unidos.

Un pianista de exuberante virtuosismo y que escapa de convencionalismos musicales. Gonzalo Rubalcaba, cubano, nacido en mayo de 1963, es uno de los pianistas esenciales en ese proceso de maridaje entre el jazz y otros géneros. Estudió piano clásico y composición, y a los 14 años comenzó en la Orquesta Aragón su carrera como músico profesional. Su relación con el trompetista Dizzy Gillespie, con quien grabó un disco, en 1986, le permitió ser reconocido como uno de los jóvenes leones del jazz.

Ganó dos Grammy en el rubro de Latin Jazz; el primero, por Supernova, en 2002 y, el segundo por Solo, en 2006. Sus discos Flying Colors, con el saxofonista Joe Lovano, y Nocturno, con el contrabajista Charlie Haden lo mostraron como un pianista pleno de renovadas ideas y de una modernidad inusualmente cálida.

En su segunda visita a Buenos Aires, Rubalcaba, hoy hará un concierto de piano solo, basado en su último disco, Fe, un tributo a Alejandro García Caturla y Amadeo Roldán, dos compositores cubanos pioneros en la música contemporánea de la isla (ver “Hoy”). “La música que interpretaré tiene como sentido el de abrazar este legado, casi olvidado, del que surge un lenguaje formado por un pianismo cubano con proyección universal”, señala este músico, que vive actualmente en Florida, en los Estados Unidos.

Durante la charla telefónica, Rubalcaba explica que su propuesta es de una permanente movilidad. “Tres de las composiciones están dedicadas a mis hijos, Joan, Joao y Yolanda, en las cuales trato de explicar los rasgos de cada uno de ellos y cómo los percibo, pero tengo en cuenta que crecen y eso provoca que estos temas también intenten crecer con ellos”.

Para el pianista, hablar de música es una forma de especular desde lo poético. “Es difícil categorizar; lo que uno expone con la música es lo que vive, desde lo emocional, lo intelectual y lo social. Diría que en los últimos quince años se ha manifestado en mí un constante explorar sonidos y climas que tienen relación con músicos de diferentes latitudes, artistas que tienen morfologías distintas, concepciones personales y forman parte de un movimiento histórico particular”, detalla.

Sobre su música, dice que “tiene una actitud movediza, dinámica y Fe no escapa a este constante explorar. Es un acercamiento diferente, solitario y un reto, que comienza con la elección del repertorio hasta conseguir una línea conceptual, una forma de conexión entre las composiciones, una unidad, pues de lo contrario se puede convertir en una letanía”.

¿No teme las distancias que puede haber entre “Con alma”, de Gillespie y “Blue In Green”, de Evans?
Ambas son composiciones importantes para mí y me permitieron mostrar la amplitud que tienen. Son temas que tienen puertas y ventanas para abrir y poder desarrollar mi propia lectura de estos clásicos. Son composiciones que proponen distintas formas de aproximarse y eso trato de dejar en evidencia en el escenario.

El músico también hace especial hincapié en el cuidado permanente que tiene para eludir los clichés. “El ser humano desde siempre tiende a entenderse con la gravedad, y entonces buscamos acomodarnos y así sentirnos cómodos. Mi música evita el lugar común, en el que es tan fácil caer y tan costoso salirse luego. No quiero decir con esto que me rebelo a estas situaciones, sino que busco ser irreverente”, explica el artista que, además, probablemente haga en su concierto algo de la música del compositor y pianista Ernesto Lecuona. “Antes tengo que llegar a Buenos Aires y tomar contacto con la ciudad y sólo ahí sabré exactamente que tocaré en el escenario”, concluye.

(Hoy, 21 horas en el CCK, Sarmiento 151, Sala La Ballena Azul).

Festival Piano, Piano: Gonzalo Rubalcaba (Cuba) – Centro Cultural Kirchner

En la Ballena Azul, a las 21:00


Piano, piano es, creo, un festival inédito. Reunir a tantos pianistas contemporáneos con distintos abordajes, caminos, propuestas, me parece un poco algo más allá de la realidad que hemos visto.  Es como un sueño para los que programan, tocan, y creo para el público que va a disfrutar de un panorama de lo que se produce hoy en nuestro continente y también en el mundo”.  Benjamim Taubkin.

GONZALO RUBALCABA

El cubano Gonzalo Rubalcaba es uno de los músicos de jazz nacidos en el Caribe que, más allá de las referencias a sus raíces musicales, logró trascender las fronteras de lo que en los Estados Unidos se conoce como jazz latino. Con sus propios grupos, y también como invitado de creadores como el contrabajista Charlie Haden, ha construido un estilo tan intenso como identificable. Actualmente graba y produce discos para su propia compañía, 5Passion LLC, fundada en 2010.

El texto de las biografía fue escrito por Diego Fischerman.

Duración: 1 hora, 20 minutos.

 

Il Volcàn Quartet di Gonzalo Rubalcaba al Jazz Fest – 28/06/2015 17:11

1435504326-0-il-volcan-quartet-di-gonzalo-rubalcaba-al-jazz-festVittoria – Il Volcàn Quartet si è impadronito di Piazza Henriquez. Ieri sera abbiamo assistito ad un concerto dal sapore cubano. Una conquista musicale avvenuta già alle 18.30, tempo d’inizio di un lungo, meraviglioso, soundcheck, che ha lasciato senza fiato i primi frequentatori della piazza.
Quando Gonzalo Rubalcaba è arrivato con i suoi musicisti, Giovanni Hidalgo, Armando Gola e Horacio “El Negro” Hernandez, è stato spettacolo. Rubalcaba si è seduto al pianoforte, dando prova di uno straordinario virtuosismo. Un amore per il jazz nato a soli sette anni, come ha raccontato il pianista.
“A casa di mio cugino – ha dichiarato Rubalcaba – c’erano i vinili dei grandi del jazz. Ho cominciato ad ascoltare, ascoltare, ascoltare, fino a quando il jazz è entrato nelle mie vene. Sono sempre stato molto affascinato dall’improvvisazione jazzistica che veniva continuamente mescolata con la ritmica”.
Il jazz per Rubalcalba è certamente libertà espressiva, ma solo se “filtrata” da un lungo, anzi lunghissimo, studio.
“Il jazz – ha affermato il musicista – è conoscenza, preparazione, disciplina, impegno intellettuale e tecnico. Bisogna studiare, conoscere le biografie dei grandi, costruire relazioni con tanti altri musicisti”.
Così nasce ciò che Gonzalo Rubalcaba definisce il suo “latin-american jazz”, figlio di contaminazioni e di incontri tra la tradizione nordamericana e le sonorità cubane. La sua musica è magica. Dai ritmi caldissimi, dagli intensi fremiti. Restare calmi e immobili ascoltando il jazz dei Volcàn è impossibile. Un sabato sera tutto da ballare, anche inseguendo i ritmi effervescenti della Conturband. La street band, infatti, è tornata nelle vie del centro cittadino, per raccontare la meravigliosa storia di un jazz che affonda le sue origini nei corpi bandistici, in particolare modo siciliani.
Ora è scattata l’ora di Francesco Cafiso, l’anima artistica del jazz, che già pregusta, insieme al patron Emanuele Garrasi, la prossima nona edizione.
“Ci divertiamo un mondo a fare il festival – sottolinea Garrasi – anche se costa sudore, impegno, fatica. Lo facciamo in nome dell’amato jazz, della nostra amicizia e, soprattutto, dell’amore viscerale per Vittoria”.
Stasera Cafiso porterà sul palco il chitarrista Francesco Buzzurro. Ma sarà presente anche il resto della band: Giovanni Amato alla tromba, Humberto Amésquita al trombone, Mauro Schiavone al piano, Giuseppe Bassi al contrabbasso, Roberto Pistolesi alla batteria. E, prima del concerto, sul mondo del jazz si alzerà anche il grande schermo, con la proiezione di “Tutti for Luis”, seconda parte del documentario-tributo a Louis Armstrong diretto da Ciprì e Maresco, che ha inaugurato il “Vittoria Jazz &Blues Film Festival”, la cui direzione artistica è firmata da Giuseppe Gambina.

Redazione

Volcan at North Sea Jazz Fest 2015 –

Return top